Categories
#DIFUZIONATE MÚSICA NOTICIAS

Enjambre abarrota el Palacio en una noche mágica de rock and roll

 

Un show que combinó el poder y energía del rock puro
con las melodías y letras que caracterizan
a la banda de Zacatecas

 

Este sábado 30 de noviembre, Enjambre se terminó de consagrar entre las bandas más importantes del continente latinoamericano al apropiarse del Domo de Cobre creando una comunión total con los 16,000 fans que abarrotaron el Palacio de los Deportes de la Ciudad de México.

 

Para abrir la noche, primero subieron al escenario las integrantes de Girls Go Ska, banda elegida de entre más de 320 bandas universitarias en un concurso organizado por Enjambre y su equipo para apoyar al talento emergente.

 

Después, Lori Meyers, los invitados especiales, demostraron por qué son de las agrupaciones más grandes de España. Sus canciones, exquisitamente ejecutadas, conectaron con el público mexicano que ya los va recibiendo como propios.

 

Poco antes de las 9:00 pm se oscureció el Domo de Cobre y el público se estremeció para recibir a Enjambre. Se empezaron a escuchar las primeras barras de “Secuaz”, una de las nuevas canciones de la banda zacatecana, elegida para abrir este show, el más importante de su carrera.

 

La primera sorpresa de la noche fue la inclusión de “Atentado”, canción de su primer disco Consuelo en Domingo, que agradecieron los fans más antiguos de la banda, que la estuvieron pidiendo desde hace tiempo.

 

Después de “Madrugada” desataron potencia rockera con “Dama Demencia”, “Celeste” y “Hematófago”. En esta última, la banda invitó a las integrantes de Girls Go Ska al escenario a tocarla junto con ellos, agregándole su toque de fino ska femenino.

 

En “Tercer Tipo” se subieron los integrantes de Lori Meyers a interpretarla junto con Enjambre. Los granadinos ya habían hecho una versión de esa canción en el legendario club El Náutico, en Galicia, este verano pasado y por primera vez la compartieron con sus autores.

 

La producción del show fue clásica y espectacular, utilizando cuatro columnas de tela blanca de cada lado del escenario y una pantalla en el centro, sobre las que se proyectaban imágenes, colores y luces que iban dando profundidad y movimiento a la puesta en escena.

 

El público coreó cada canción a todo pulmón, en un show que combinó el poder y energía del rock puro con las melodías y letras que caracterizan a Enjambre.

 

 

 

Photo credit:Erich Bouccan

Comments

comments

Leave a Reply