FIESTA, COLOR, CULTURA Y MÚSICA ¡QUE VIVA EL ZAPAL!

Reseña y fotos por Abby Bañuelos

Sabemos que de un tiempo para acá la euforia de los festivales se ha multiplicado por todo el país, y claro ¿Cómo no? si se han convertido en el escaparate perfecto para reunirse a pasarla bien, escuchar, conocer varios artistas y géneros musicales. Y obviamente, Saltillo, Coahuila no se queda atrás, teniendo también el suyo, ZAPAL.

Desde que descubrimos Zapal, nos dimos cuenta que no era cualquier festival, lleva consigo un toque único e independiente que lo distingue de los demás, pues a parte de la gama musical lleva una esencia cultural que te atrapa y te hace querer regresar. Esto fue algo de lo que se vivió el pasado sábado en su cuarta edición.

Desde temprano tomamos camino para que no se nos hiciera tarde, pues la carretera de Nuevo León a Saltillo es conocida por tener un poco de tránsito lento (por aquello de los tráileres que transitan bastante) llegamos alrededor del medio día, un cielo despejado nos prometía un clima perfecto para pasarla muy rico. Las puertas abrieron justo a las 11:30 de la mañana, porque al medio día empezaban a tocar las primeras bandas, Stereo Mama, Campuzano y Fiend Cats. Ya una vez instalados nos dimos un recorrido por toda la “Hacienda El Mimbre” para poder ver todo lo que había, pues este año se amplió a un tercer escenario “La Aldea” en donde habría pura música electrónica y DJ’s. Mucho color por todas partes, un mercadito de artesanías, Área de juegos para los niños y no tan niños, exposiciones de arte y fotografía, Food Trucks, espacios de meditación y cerveza muuuuuuuucha cerveza. Una de las cosas que definitivamente nos encantó fue “La Zona Sagrada”, y es que algo muy distintivo de Zapal es el enfoque cultural y apoyo a comunidades indígenas que tiene este festival, y que además forma parte importante de este.

La juventud y alegría de DRIMS invadió el stage principal, estos jóvenes regiomontanos dejaron muy en claro todo el talento que a su corta edad tienen, ganándose todo el cariño y atención del público. Nos adentramos entre la gente para alcanzar a ver la presentación de Claudia Santos y Los Insurgentes, que tocaban del otro lado, para después regresar a ver a Los Estrambóticos, Siddhartha y Alemán; cabe mencionar que sus presentaciones fueron geniales. Pendientes siempre de los horarios para alcanzar a ver a la mayoría de los artistas, no se nos olvidó darnos una escapadita a la “Lucha Libre”, que tenían el cuadrilátero rodeado de espectadores disfrutando y gritando como si estuvieran en “Las Vegas” jajajajaja, fue muy divertido.

El tiempo pasó súper rápido y aunque no hacía mucho calor (porque el clima es más fresco en Saltillo) ya estábamos todos tostados por el sol. Decidimos ir a ver un poco del Show de Los Tres Tristes Tigres, que tenían a todos a carcajadas con sus reconocidas canciones de parodia. Pasamos por “La Aldea” y todos tenían un trip muy cool como de antro, con el Dj Set de Rubén Albarrán, nos queríamos quedar ahí pero ya iba a tocar Enjambre, y nos lanzamos a verlos para escuchar “Relámpago” (tema que lanzaron hace unos días). Debo de reconocer que uno de los momentos cúspide del evento fue cuando Moderatto hizo sonar su “Detector De Metal” y es que estos “Chavos de onda” si que pusieron de locura a cantar y bailar a todos los presentes.

Justo después de que José Madero salió a cantar empezó a oscurecer y la mayoría de los espectadores se iban reuniendo hacía el escenario más grande, ya que estaba por salir Café Tacvba, y sí tooodos pensamos que ellos iban a cerrar, pero ¡Oh! Sorpresa no fue así, en parte estuvo mejor porque en lo personal eran mis favoritos de todo el line up y tuvieron buen tiempo para complacer a los fans, entre “Las Flores” para la “Chica Banda” toda la “Chilanga Banda” cantamos a una sola voz, con un “Baile y el Salón” tuvimos para armar una buena fiesta y recordar “El Fin De La Infancia”. El final estaba por llegar  y antes de ver los últimos shows, nos fuimos volando para escuchar unas 3 rolitas de PJAMA, me llaman la atención oírlos pues el año pasado también tocaron aquí, supe que traían ondita, y si me convencieron.

Ahora sí ya, sin movernos del “Stage Zapal” era el turno de la Avanzada Sinfónica, puro talento Regio que nos hizo tener un “flash back” a la generación que crecimos escuchando a: Pato Machete, Chetes, Jonáz, Jumbo, Kinky y a El Gran Silencio; ¡UFFFF! Eso fue muy emotivo. El momento en el que el cielo se iluminó con la gran cantidad de fuegos pirotécnicos que salían desde atrás del escenario, supimos que ya esto había terminado y de inmediato para cerrar la noche los norteños de La Leyenda iluminaron con luces amarillas diciendo que estaban muy contentos de ser ellos quienes cerrarían, la verdad yo vi a todos muy emocionados cante y cante, al final de cuentas todos estábamos ahí por un mismo motivo “La Música”.

Así concluyó una edición más de este festival saltillense, que promete mucho más el próximo año. Volvemos al Zapal en el 2020, porque Saltillo suena y suena muy bien.

#Difuzionate

Comments

comments

baticheeks
abby.abby386@gmail.com


Wishlist 0
Open wishlist page Continue shopping
A %d blogueros les gusta esto: